Qué es un educador social: funciones, estudios y dónde trabaja

La figura del educador social tiene un papel muy importante en la sociedad, ya que este profesional se preocupará por apoyar, ayudar y defender a las personas en riesgo de exclusión social. Este perfil va a intervenir y mediar en diversos entornos con el propósito de mejorar la calidad de vida de este colectivo tan vulnerable.

El campo de la Educación Social mantiene una relación muy estrecha con la Pedagogía Social. Entendiendo esta última como una práctica educativa que se preocupa por lograr el equilibrio, la integración y la formación de la persona en todos los ámbitos.

Qué es un educador social

El educador social es un profesional imprescindible en el desarrollo de gran número de programas y proyectos relacionados con la acción social. La idea es ayudar a ciertos colectivos desfavorecidos como niños, mujeres o jóvenes, entre otros. Pero, sobre todo a aquellas personas que estén en situación de riesgo en cualquier ámbito de la vida privada o pública.

qué es un educador social

Su principal objetivo es mejorar la integración de las personas más desfavorecidas y promover su participación activa en la sociedad. Se preocupará ofrecer un mejor bienestar y satisfacer las necesidades sociales y educativas. Por lo tanto, se puede decir que es un profesional que contribuye a crear una sociedad más justa y solidaria.

Funciones de educador social

La Educación Social no es lo mismo que el Trabajo Social, ya que en el primer caso, se trata de realizar una intervención personalizada según el problema que se aborde. Dado que hay cierto desconocimiento sobre las áreas en las que se trabaja, enumeramos las principales funciones de un educador social:

  • Este profesional es el responsable de hacer el seguimiento y adoptar las medidas de control necesarias en situaciones donde prevalece la violencia, absentismo y fracaso escolar.
  • El educador social se preocupa por elaborar y evaluar los diferentes programas de convivencia dentro de un centro.
  • Entre sus funciones cabe el desarrollo de programas de integración social para el alumnado que tenga problemas o dificultades en la socialización.
  • También está capacitado para colaborar en distintos proyectos de educación medioambiental y para la salud.
  • Este profesional de la mediación también puede diseñar o implementar acciones que promuevan y fomenten las relaciones sociales.
  • Esta persona también está capacitada para preparar planes de formación en temas transversales donde intervenga la familia.
  • Es un profesional cualificado para atender a los alumnos de forma individualizada y con dificultades de adaptación escolar.
  • Es la persona que suele encargarse del acompañamiento en el caso de que haya estudiantes inmigrantes.
  • También se preocupa de organizar actividades de animación sociocultural en los procesos de inserción social.
  • Desarrolla y gestiona programas comunitarios.
  • Interviene en proyectos y programas de protección de víctimas de violencia de género.
  • También tiene la capacidad de actuar en la prevención del maltrato infantil.

En definitiva, se preocupa por establecer una relación de confianza con los usuarios, de tal forma, que evalúa sus necesidades con el objetivo de proporcionarle ayuda y ponerse en contacto con los departamentos o servicios correspondientes.

Qué estudiar para ser educador social

Para poder ejercer como educador social hay que tener el título de Grado Universitario en Educación Social. Esto supone un total de cuatro años de estudios y 240 créditos. Realmente, este tipo de profesión requiere vocación porque hay que prestar ayuda social y buscar soluciones a situaciones de vulnerabilidad, en algunos casos, bastante complejas o difíciles.

No obstante, esta formación puede complementarse con algún máster universitario en alguna especialización o bien con cursos específicos. Hay ciertas disciplinas como Cooperación Internacional para el Desarrollo, Investigación en Discapacidad o Estudios Interdisciplinares de Género que favorecen una formación más completa a la hora de trabajar en ciertos ámbitos.

Un trabajador en Educación Social puede tener un salario medio bruto anual de entre 16.000 y 19.000 euros. Asimismo, se requiere aparte de la formación académica, una serie de requisitos como una actitud positiva, habilidades comunicativas, capacidad de trabajo en equipo o ser hábil para gestionar conflictos.

Si este profesional quiere ganarse la confianza de las personas, que en muchos casos por su situación personal no es fácil, debe saber escuchar atentamente y empatizar con estas. Por lo que deberá realizar las preguntas correctas para atender las necesidades de los usuarios.

Este trabajo se caracteriza por la presión, por lo que también es necesario, que se sepa actuar con calma y rapidez. Hay casos sumamente delicados que requieren de una entereza absoluta y tomar las decisiones acertadas en los momentos más difíciles.

Dónde trabaja un educador social

Realmente, las oportunidades laborales tanto en el ámbito privado como público son amplias. Por ejemplo, en el campo de la prevención también hay muchas opciones porque fomenta las relaciones sociales y evita la posible aparición de conductas que afecten al bienestar de la persona.

No obstante, estas son algunas de las salidas laborales que tienen mayor demanda:

  • Educador de niños y adolescentes. Su función es garantizar la atención social básica a este colectivo. Este profesional se encargará de darle soporte en la práctica de sus tareas diarias y fomentar su desarrollo personal.
  • Gestión pública en el área de Servicios Sociales. Su labor está asociada a los departamentos municipales que se encargan de acompañar a personas dependientes, supervisión de pisos tutelados o realizar actividades terapéuticas.
  • Animación sociocultural. Se pueden desarrollar actividades socioculturales en centros culturales, instituciones penitenciarias, áreas de juventud, cultura o bienestar social, entre otras.
  • Asistente social. En este caso se encarga de promover el bienestar de las personas y ofrecerles un entorno mucho mejor que les garantice calidad de vida.
  • Educador social en centros penitenciarios. Este papel es muy importante de cara a la reinserción sociolaboral de los reclusos.
  • Trabajo en ONG. Esta opción también es válida con esta titulación porque muchos organismos no gubernamentales se preocupan en desarrollar programas y detectar acciones que ponen en riesgo a las personas.

En definitiva, la figura del educador social tiene un papel muy relevante dentro del contexto actual. Hay muchas personas que están en riesgo de exclusión social y situaciones de vulnerabilidad que necesitan ayuda.